El eclipse solar de este 4 de diciembre marca un cambio de posiciones entre lo que se estaba oculto y protegido

El pasado sábado, en la madrugada, hubo un eclipse solar total, que coincide con la Luna nueva en Sagitario y se lo llama “anillo de fuego” porque la interacción entre el Sol y la Luna genera un efecto de anillo brillante de luz alrededor de la Luna. El fenómeno astronómico fué visible en su totalidad en la Antártida, y se pudo ver parcialmente en la Argentina en Tierra del Fuego, en partes de Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda.

Más allá de lo óptico y lo técnico, vale la pena sintonizarlo como evento astrológico porque energéticamente nos atraviesa a todos: marca un cambio de posiciones entre lo que se estaba oculto y protegido y lo que ahora puede ser visto por el Sol, que ilumina.

Cuando hay un eclipse (y, sobre todo, en estos tiempos en que la información astrológica circula tan profanamente) lo primero que hay que evitar es buscar rápidamente la escena predictiva asustada: ¿me va a afectar? ¿Cómo me influencia? Esas sensaciones pueden aparecer y en general pueden traer una mezcla de miedo y simultáneamente gran curiosidad. Todos los días los planetas están en continuo movimiento e inciden de distinta forma según cada persona y sus coordenadas astrológicas.

En ese sentido, no sirve pensar en el eclipse de forma aislada, y tampoco por fuera del despliegue de conciencia que cada carta natal propone. Los eclipses marcan ciclos y se relacionan con otros movimientos en el cielo. Por ejemplo, este eclipse es el último de una serie de eclipses en los ejes Géminis-Sagitario que empezó en mayo 2020; y en particular, este eclipse empieza a anunciar el cierre de ese arco temporal en junio del 2022. Otro aspecto fundamental es considerar en qué grado matemático sucede y buscar en la propia carta natal dónde está ese grado (es decir, en qué casa zodiacal está, si hay un planeta allí, si este tiene aspectos que lo vinculen con otros planetas).

Este eclipse se da en el grado 12 de Sagitario y tiene mayor efecto en los signos mutables, es decir, en Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis. En cualquier caso, para ver qué zona de la propia carta natal activa es necesario conocer el ascendente. Para saberlo, hay varios sitios en internet que lo responden a partir de la fecha, hora y lugar de nacimiento.

Aries

Para el Sol en Aries, este eclipse es un bálsamo de confianza y optimismo, empieza a ser más clara la dirección y algunas decisiones que se tomaron en el último tiempo encuentran un sentido, un significado. Para el ascendente en Aries, se activa la zona de la carta natal asociada al extranjero, los asuntos académicos. Es buen momento para aplicar a alguna beca para viajar al exterior, para lanzarse a la conquista de nuevas aventuras.

Tauro

Para el Sol en Tauro, este eclipse lleva luz a la oscuridad, si hay una situación conflictiva o tensa puede ayudar a dejar entrever que el bienestar no está tan lejos, que finalmente es una sensación anhelada pero que puede ser encontrada si se habilita la confianza. Para el ascendente en Tauro, se activa la zona de la carta natal asociada a la intimidad y esto pone de relieve la importancia de hacerle lugar a lo íntimo, de encontrar un lugar de resguardo y calma; puede ser compartido o no, pero es momento de interioridad y repliegue emocional.

Géminis

Para el Sol en Géminis, este eclipse lleva su energía al ámbito de la pareja. Trae un juego de luces y sombras entre lo que se ve y lo que no puede verse con respecto a la situación vincular. Es una oportunidad para la sinceridad, para abrirse. Para el ascendente en Géminis sucede algo parecido, se activa la zona de la carta natal asociada a la pareja con una vibración de fluidez, de nueva etapa, más libre y pura, después de tiempos dolorosos.

Cáncer

Para el Sol en Cáncer, el eclipse pide una purificación corporal, física. Es una invitación a despojarse de hábitos que no hacen bien en el día a día. Para el ascendente en Cáncer, sucede algo parecido, el eclipse ilumina la zona de la carta natal asociada a la rutina y aunque suene como algo nimio o minúsculo precisamente se trata de eso: de encontrarle un sentido al ritual cotidiano, de amigarse con lo doméstico, la agenda, el orden del calendario y los tiempos mundanos.


Para el Sol en Leo este eclipse pide sintonizar con la pura expresión del yo, es un momento donde la energía legitima 100% la escucha más genuina con respecto a los propios deseos y las búsquedas personales. Para el ascendente en Leo, se activa la zona de la carta natal asociada a los hijos, el amor y la identidad. El eclipse lleva luz y consciencia a esos ámbitos con gran confianza y energía de celebración. Buen momento para valorar todo lo que pasaste y atravesaste en los últimos dos años.

Virgo

Para el Sol en Virgo, este eclipse ilumina la esfera familiar, puede sorprenderte un cambio de idea con respecto a qué implican los vínculos con la familia, que puede ir de la mano de una revisión de modelos y mandatos heredados. Para el ascendente en Virgo se activa la base emocional de la carta natal con claridad y confianza para trabajar desde la consciencia patrones compulsivos. Buen momento para trabajar tu mirada hipercrítica, para dejarte fluir.

Libra

Para el Sol en Libra, este eclipse puede ser buen momento para procesar información con otra perspectiva y para escuchar de otro modo temáticas que insisten. Para el ascendente en Libra sucede algo parecido, se activa la zona de la carta natal asociada a la comunicación. Eso no implica que vayas a enterarte de algo, pero sí puede significar que si sintonizás tu capacidad de apertura desde la confianza puede liberarse una traba comunicativa.

Escorpio

Para el Sol en Escorpio, trae información con respecto a temas económicos, finanzas y puede ser interesante pensar en dónde invertir -recursos, energía, dinero-. Para el ascendente en Escorpio, este eclipse activa la zona de la carta natal asociada a lo que se valora. Por eso es buen momento para darle un significado a tu afán de poder y dinero: ¿qué dice de vos tu ambición?

Sagitario

Para el Sol en Sagitario este eclipse cierra un proceso que viene gestándose internamente desde mayo 2020. Este proceso concluye, en verdad, en junio de 2022, pero es bueno saberlo para dimensionar qué lecciones aprendiste, qué cambios internos y externos te predisponen a una nueva etapa en tu forma de experimentar lo sagitariano, la aventura, la libertad, la vocación. Para el ascendente en Sagitario sucede algo parecido: este eclipse pide llevar la consciencia hacia lo que te nombra y lo que ya no e incluso a trabajar para no caer en la negación.

Capricornio

Para el Sol en Capricornio este eclipse ilumina anhelos que han quedado de otros tiempos. Toca disolver modelos y mandatos para que pueda darse el cambio de estilo de vida que buscás. Para el ascendente en Capricornio, se ilumina la zona de la carta natal asociada a los finales, y sin dudas es momento de cierre. Pero para eso hay que preparase con entrega y responsabilidad.

Acuario

Para el Sol en Acuario, este eclipse es ideal para potenciar el bienestar que te da compartir tiempo y proyectos con tus amistades, para revitalizar la identidad en conexión con la sociabilidad. Para el ascendente en Acuario sucede algo parecido, se ilumina la zona de la carta natal asociada a los proyectos colectivos y en términos energéticos este eclipse es una oportunidad para lanzamientos grupales.10 COSAS QUE NO PUEDEN FALTAR EN LA VALIJA DE ALGUIEN DE ESCORPIO

Piscis

Para el Sol en Piscis, este eclipse puede traer una vivencia de carencia o madurez, depende de dónde se ponga la mirada. Es una cuestión de entrega y sintonía con algo mayor, que excede tu control. Para el ascendente en Piscis, se ilumina la zona más alta de la carta natal, el medio cielo, esto es, el ámbito profesional. Hay una oportunidad y una enseñanza por tomar con este eclipse: si se conecta desde la confianza y no desde la exigencia los resultados pueden ser mucho más prometedores.

Por Vera Picabea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0